Una vez que la caries ha avanzado y ha llegado al nervio del diente, las bacterias habrán accedido a lo que se denomina «cámara pulpar». Una vez allí las bacterias se extienden rápidamente por todo el nervio siendo imposible eliminarlas con los tratamientos convencionales de la caries. Es por ello por lo que es necesario realizar la endodoncia, que consiste en eliminar todo el tejido que hay dentro de la cámara pulpar y en todo su recorrido por la raíz hasta llegar al ápice dentario, y dejarlo todo desinfectado y sellado con un material llamado gutapercha.
De esta manera conseguimos eliminar todas las bacterias y dejamos el diente sellado y limpio.